Web de Panamá

Biografía de José de Fábrega

José de Fábrega, nació en Panamá, el día 19 de octubre del año de 1774 y muere en Santiago de Veraguas, el día 11 de marzo del año de 1841. José de Fábrega, fue un reconocido militar, político, estadista y patriota; prócer de la Independencia de Panamá, conocido también como el Libertador del Istmo, título honorífico otorgado por el venerado Simón Bolívar.

Fue bautizado con el nombre Joseph Pedro Antonio María del Carmen de Fábrega y de las Cuevas, en la Catedral de la ciudad de Panamá, por Joseph Liberato Lasso de la Vega, comisario juez real de la Santa Cruzada, el día 22 de octubre del año de 1774. Quienes fueran sus padrinos Joseph Justo López Murillo, vicario general del obispado y Josepha de las Cuevas y Álvarez.

José-de-Fábrega2

José de Fábrega, fue el artífice principal de la Independencia del istmo de Panamá del yugo del Imperio español, el día 28 de noviembre del año de 1821, aprovechando la ausencia del mariscal Juan de la Cruz Mourgeon. Posteriormente, luego de la hazaña, Simón Bolívar le nombró gobernador comandante general de la provincia de Panamá, para el día 9 de febrero del año de 1822.

Primeros años de vida de José de Fábrega

José de Fábrega, nació el 19 de octubre del año de 1774, en la ciudad de Panamá, fueron sus padres el capitán de granaderos don Carlos de Fábrega, español, natural de Ceuta y doña Antonia de las Cuevas y Álvarez, española, natural de la Villa de Bañeza, Castilla; hija de don Manuel Cuevas y de doña Teresa Álvarez, ambos naturales de Galicia. Justo al año siguiente nació su hermano, Felipe José Cayetano de Fábrega. Cabe destacar, que la primera desgracia de la familia Fábrega ocurrió en el año de 1778, cuando muere don Carlos, dejando en la orfandad a sus dos hijos, pasados ocho (8) años, su madre, con treinta (30) años de edad, contrae nuevas nupcias matrimoniales con don Cayetano Ximenez, comandante del batallón Fijo de Panamá.

Años de vida militar de José de Fábrega

Su carrera militar comenzó a muy temprana edad; en el año de 1777 y con tan solo unos tres (3) años de edad, su padre consiguió una licencia la cual le permitía al niño se le nombrase con el grado de cadete.

Ya para el año de 1797, José de Fábrega era teniente, asimismo, en el año de 1812 era un capitán de milicias, en el año de 1815, ya era teniente coronel y el día 10 de septiembre del año 1821, coronel efectivo de los Ejércitos Nacionales de los Reinos de España y comandante general y gobernador del Istmo de Panamá.

A partir del día 28 de noviembre del año de 1821, conforme al Acta de Independencia de Panamá, comenzó con su servicio reconocido como coronel de la república de Colombia y nombrado gobernador y comandante general del departamento del Istmo de Panamá por el presidente general en jefe Simón Bolívar.

Para el día 4 de junio del año de 1828, el Libertador lo ascendió a general de la brigada de la república de Colombia. En este mismo orden de ideas, en el mes de agosto del año de 1830, fue nombrado general en jefe del Ejército Libertador, ad hoc, en razón del mando para recuperar por la República al departamento del Istmo de Panamá, del golpe de Estado de los facciosos Espinar y Alzuru.

Vida familiar de José de Fábrega

El día 14 de septiembre del año 1803, contrajo nupcias matrimoniales con con María del Carmen de la Barrera Muñoz, peruana, natural de Lima; hija de Manuel de la Barrera y Negreiros, procurador general de Lima y de María Dolores Muñoz, ambos peruanos y naturales de Lima; del matrimonio Fábrega y Barrera hubo once hijos: José Carlos, Francisco, José Martín, Eustacio, Luis, José de la Rosa, José Manuel, Mercedes, María Josefa, Wenceslao y María Francisca; nueve le sobrevivieron, ocho de ellos con descendencia.

Para el día 17 de mayo del año de 1814, José de Fábrega, fue debidamente designado por el Rey como gobernador político y militar de Santiago de Veraguas.

Ahora bien, preocupado por la Corona del progreso de la lucha por la emancipación en América, dispuso entonces mejorar la condición defensiva del Istmo, aumentando su guarnición y confiando el mando del país al brigadier Tomás de Cires. Asimismo, confió al mariscal de campo Juan de la Cruz Mourgeon, el Gobierno de Quito y de la Nueva Granada, con el título de capitán general y el derecho de tomar el de virrey, cuando reconquistase para la Corona las dos terceras partes del territorio de aquellas provincias.

A mediados del mes de agosto del año de 1821, llegó Mourgeon a Panamá con alguna fuerza que sacó de Puerto Cabello y puso sus esfuerzos en organizar una expedición militar para dirigirse al sur a fin de contener el avance del ejército colombiano sobre Quito.

Con este mismo propósito alistó en Panamá un contingente de tropas que había de reducir considerablemente la guarnición de la plaza, pues muy exhausto del tesoro, para poder sufragar los gastos de la expedición, echó manos de los fondos de las cofradías y de la Iglesia en calidad de préstamo; así con esto logró equipar aquélla y salir finalmente, con rumbo hacia la costa de Esmeralda por el día 22 de octubre del año de 1821.

En este mismo sentido, en Panamá, ya habían quedado muy pocos soldados españoles para poder cuidar el territorio de la insurgencia, en contraparte, había una población deseosa de libertad, pero que para conseguirla no quería derramar una gota de sangre.

Antes de emprender su viaje para el sur, había resuelto Mourgeon los asuntos relacionados con el gobierno del istmo, transferido a la gobernación de Yucatán Pedro Ruiz de Porras y encontrándose detenido en Puerto Cabello; plaza sitiada por el general José Antonio Páez; el brigadier Tomás de Cires y habiendo rehusado la jefatura el coronel Isidro de Diego; acordó confiársela interinamente el día 11 de septiembre del año de 1821, al teniente coronel José de Fábrega, gobernador de Santiago de Veraguas desde el año de 1814, ascendiéndole de manera previa al cargo de coronel efectivo el día 10 de septiembre del año de 1821.

José de Fábrega asume el poder como comandante general y gobernador de Panamá, en ocasión en que casi todo el continente hispano-americano no dependía ya de la metrópoli; por lo tanto, la América Central acababa de declararse independiente; los realistas de Venezuela se hallaban circunscritos a la plaza fortificada de Puerto Cabello; Cartagena, en fin, había abierto en el mes de octubre sus puertas al ejército sitiador del general Mariano Montilla.

Es evidente entonces, que todo esto y la circunstancia de que un panameño ocupara el primer cargo del país, avivó en los istmeños la idea de emanciparse por sus solos esfuerzos de España, considerando que Fábrega no haría una oposición invencible al propósito de libertar su propia patria, pero suponiendo como natural la resistencia de la guarnición a todo movimiento independentista.

Para destruir ese peligro, acordaron los patriotas comentar la deserción en filas del elemento militar, reuniendo para el caso, un fondo con el concurso pecuniario de varias prominentes personas. Fue en estas mismas circunstancias, que estalló el día 10 de noviembre del año de 1821, un movimiento en favor de la independencia, conocido como el Primer Grito de Independencia en la villa de Los Santos, ejemplo que siguieron muchos pueblos vecinos.

Cabe mencionar, que esta noticia se difundió por todo el territorio panameño y fue muy bien respaldada por los pueblos de Las Tablas, Macaracas, Las Minas, Parita, Ocú, Penonomé, Pocrí, Pesé, Natá, San Francisco de Veraguas y Alanje, en la provincia de Chiriquí.

Tales hechos ocurridos el día 10 de noviembre en la villa de Los Santos, provocó que se acelerara el movimiento independentista de Panamá. El comandante general coronel José de Fábrega unificó a los patriotas, convocándolos en su propia casa de la ciudad de Panamá el día 20 de noviembre del año de 1821, a una Junta general de todas las autoridades para discutir la situación política.

De lo acordado se levantó acta, solicitando la consulta de todos los pueblos de las provincias, para poder coordinar con esto la revolución y así poder demostrar al unísono la voluntad popular de estos, siendo así, como el día 28 de noviembre de ese mismo año, en donde en cabildo abierto, José de Fábrega proclama la Independencia de Panamá de España y la unión voluntaria de la nación panameña a la Gran Colombia de Bolívar.

José de Fábrega y la independencia

Se debe resaltar, que una vez que Panamá se consolidara en su independencia del Imperio español y su posterior unión voluntaria a la Gran Colombia respectivamente, José de Fábrega fue nombrado como el gobernador y comandante general de la provincia de Panamá y posteriormente ascendido a general de brigada por Simón Bolívar.

Para el día 22 de junio del año de 1826, tuvo lugar en Panamá el Congreso Anfictiónico, que pretendía unir a toda la América hispana. El Congreso Anfictiónico, bajo el ideal de Simón Bolívar, reúne en la ciudad de Panamá a representantes de los nuevos países del continente americano como Argentina, Bolivia, Brasil, Centroamérica, Estados Unidos, la Gran Colombia, Chile, México y Perú, como una confederación en defensa del continente contra posibles acciones de la Liga de la Santa Alianza conformada por las potencias europeas y sus reclamaciones de territorios perdidos en América.

El día 26 de septiembre del año de 1830, estando José de Fábrega a cargo del Gobierno civil desde el departamento de Veragua, el general José Domingo Espinar; en ese entonces al frente de la Comandancia Militar del Istmo; se propuso segregar el departamento de Panamá de la unidad nacional colombiana comprendida por Veragua y Panamá, para formar un estado independiente bajo su jefatura.

Pues este se opuso de manera firme, al golpe de Estado liderado por Espinar; pero las pugnas internas y los intereses particulares consiguieron que, cuando este último partió hacia Veraguas para combatir con el contingente que había organizado Fábrega, el coronel Juan Eligio Alzuru; a quien Espinar había dejado al mando; lo derrocó en su ausencia. Con lo cual intentó ser un buen gobierno, el cual duro muy poco; el día 9 de julio del año de 1831, Alzuru, víctima de la pasión por el poder, propinó un golpe de Estado.

Entonces se concentraron los dos poderes, el militar y el civil, en su persona; al mismo tiempo, impuso un gobierno tiránico que culminó con el destierro de este, quien conjuntamente con otros próceres de la gesta independentista, fue embarcado hacia el extranjero. En efecto, José de Fábrega logró persuadir a los capitanes de los navíos para que lo liberasen en Montijo, Veraguas, desde donde emprendió la nueva lucha por restablecer el orden civil y la legitimidad en el país.

Resulta oportuno mencionar, que José de Fábrega y el coronel José Antonio Miró; que había hecho la campaña del Perú; formaron en Santiago, capital de Veraguas, una división respetable, y con ella se pusieron en marcha sobre Panamá el día 15 de agosto. Por el día 25 de agosto de ese mismo año ya estaba en La Chorrera y el día 26 en Arraiján, cerca de la capital.

El día 27, se unificaron las fuerzas con el coronel Tomás Herrera, en Río Grande y juntos ganaron la batalla en contra de los ejércitos de Alzuru. Alzuru fue juzgado y ejecutado por sus crímenes, en el mismo patíbulo que había levantado para cercenar muchas vidas en la plaza de la Catedral.

José de Fábrega, no solo contribuyó al nacimiento de la nación panameña, sino que además fue el elemento decisivo que estabilizó el Istmo y lo encaminó hacia la legitimidad, en una época en que era mucho más fácil gobernar con el sable y el fusil.

Como bien se entiende, el mayor legado de este líder neogranadino, representa al hecho de que este no vaciló en esgrimir su espada con firmeza cuando la patria más lo necesitó, ejerció su cargo militar con una visión civilista, como genuino estadista que sentaba las bases para una república a la cual sentía que debía servir.

Muerte de de José de Fábrega

Cabe agregar, que su más valioso aporte no fue en el campo de batalla, sino desde el despacho de gobierno. Por todo ello, fue distinguido con el más alto reconocimiento por parte del general Simón Bolívar, quien lo nombró como el Libertador del Istmo y expresó sentimientos de admiración, al saber que Panamá había sido segregada por sí misma. También afirmó Bolívar, que el Acta de Independencia de Panamá era un monumento glorioso.

Finalmente en el año de 1832, el general José de Fábrega, regresó a la ciudad de Santiago de Veraguas, en donde se mantuvo con el cargo de gobernador hasta el año de 1835. Año en el cual fue electo senador al Congreso Nacional en el año de 1837 y el año de 1838, último cargo público que este ejerció antes de su muerte ocurrida el día 11 de marzo del año de 1841.

Bibliografía:

  • Castillero R., Ernesto J.: Historia de Panamá. Panamá, 1949.
  • bolivar.ula.ve
  • banrepcultural.org
  • Arosemena, Mariano: Apuntamientos históricos (1801-1840). Panamá, 1949.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *